Logo #NOM_SITE_SPIP_NORMAL

SOMATECA. Producción biopolítica, feminismos, prácticas

Entrevista con Beatriz Preciado

Realización: María Andueza
Locución: Anna Hastings
Canal: Redes
  • Imagen 1 del programa SOMATECA. Producción biopolítica, feminismos, prácticas
    Beatriz Preciado. Somateca. Presentación del Programa de Prácticas Críticas, 12 de abril de 2012, Edificio Nouvel, Auditorio 400
  • Imagen 2 del programa SOMATECA. Producción biopolítica, feminismos, prácticas
    Beatriz Preciado. Somateca. Presentación del Programa de Prácticas Críticas, 12 de abril de 2012, Edificio Nouvel, Auditorio 400
  • Imagen 3 del programa SOMATECA. Producción biopolítica, feminismos, prácticas
    Anónimo. The Pope-ass. Grabado, 1522
  • Imagen 4 del programa SOMATECA. Producción biopolítica, feminismos, prácticas
    Beatriz Preciado. Somateca. Presentación del Programa de Prácticas Críticas, 12 de abril de 2012, Edificio Nouvel, Auditorio 400
  • Imagen 5 del programa SOMATECA. Producción biopolítica, feminismos, prácticas
    Beatriz Preciado. Somateca. Presentación del Programa de Prácticas Críticas, 12 de abril de 2012, Edificio Nouvel, Auditorio 400
  • Imagen 6 del programa SOMATECA. Producción biopolítica, feminismos, prácticas
    Beatriz Preciado. Somateca. Presentación del Programa de Prácticas Críticas, 12 de abril de 2012, Edificio Nouvel, Auditorio 400

Haz click sobre el siguiente código y cópialo para mostrar la cápsula en blogs y redes sociales:

El movimiento feminista, tal y como nos explica Beatriz Preciado, comienza en los albores de la revolución francesa. Es una corriente que se denomina a sí misma como un movimiento de ciudadanas. Son madres, mujeres viudas o bastardas que reclaman el derecho de igualdad de las mujeres frente al régimen soberano en que se encuentran en el siglo XVIII. La palabra feminismo sin embargo no fue inventada por este movimiento, sino que es un término médico – una noción psicopatológica asociada a la tuberculosis – que define en 1871 un médico francés llamado Faneau de La Cour. En su tratado sobre la tuberculosis califica de feministas a los hombres que debido a esta enfermedad pierden virilidad. Para él por tanto el feminismo es una patología de desvirilización del hombre tuberculoso. Tan solo un año después el hijo de Alejandro Dumas, panfletista de la época, retoma este término de manera injuriosa para descalificar a los hombres que apoyan la causa de las ciudadanas y su integración en la esfera pública y democrática en términos de igualdad legal y política. Para encontrar el término feminismo asociado a las mujeres habrían de pasar unos años hasta que las sufragistas a comienzos del siglo XX se apropiaron del término y se autodenominaron feministas.

Beatriz Preciado, teórica queer y experta en teoría del género e historia política del cuerpo relaciona este proceso de reapropiación performativa y crítica del término con otro proceso semejante que sucede a finales de los años 80 con la expresión queer. Si bien inicialmente el término tiene un carácter peyorativo, los movimientos homosexuales, transexuales y transgénero se van a reapropiar del mismo para oponerse a las corrientes gays y lesbianas de integración y normalización en la sociedad heterosexual dominante.

La entrevista desarrollada en el marco de Somateca, el curso que dirige Beatriz Preciado entre abril y septiembre de 2012 en el Centro de Estudios del Museo Reina Sofía, aborda estas y otras cuestiones con relación al cuerpo, la creación y las técnicas de representación y de subjetivación de los grupos socialmente marginados o subalternos.



  • 21.09.2013
    Entrevista
  • 22.07.2013
    Javier Rodrigo y Esta es una Plaza
  • 03.06.2013
    Entrevista a David Toop
  • 19.12.2012
    Una imagen sísmica de los años ochenta en
  • 10.11.2012
    Espacios para las prácticas sonoras

Envía tu comentario:


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Un mensaje, un comentario?
¿Quién eres? (opcional)

  • María dice:

    Hola, gracias por esta cápsula, creo que va siendo hora de empezar a pensar qué queda del feminismo tras el femenismo, en un momento en que éste se ha convertido en una política meramente cuantitativa, reducible a cuotas, proporciones y escalas (de nuevo, el lenguaje racionalista de la modernidad en sus formas más totalitarias), pero sin alterar el poder y la gobernanza de las instituciones.
    Gracias Beatriz y gracias a El Reina (museo queer) por esta cápsula.