La obra de Nasreen Mohamedi (Karachi, 1937 – Baroda, 1990), poco conocida en el ámbito español, desvela en la exposición monográfica que le dedica el Museo Reina Sofía una gran sutileza y sensibilidad que hacen de su trayectoria un ejemplo único en su acercamiento al modernismo. Un modernismo que lejos de asemejarse al realismo que coetáneamente destacaba en India se asienta sobre unos conceptos de abstracción que lo vinculan con lo más íntimo de las personas, la naturaleza y los espacios.

La comisaria de la exposición, Roobina Karode, desvela algunas de las ideas claves que atraviesan la obra de Mohamedi incidiendo en la importancia de la línea en su obra. Un empleo de la línea que se va depurando progresivamente en un proceso de abstracción y economía de medios y recursos. El proceso degenerativo muscular que padecía la artista no le impidió sin embargo trabajar con gran minuciosidad en sus obras, consiguiendo que todas ellas estén impregnadas de una precisión casi matemática que deja ver a su vez, como comenta la comisaria, un aire grácil y orgánico.

Nasreem Mohamedi estableció un estrecho vínculo con la música, que escuchaba en su estudio mientras trabajaba. La voz de Pandit Bhimsen Joshi que acostumbraba a escuchar la artista acompaña ahora como fondo musical el contenido de esta cápsula. 

Compartir

Fecha:
30/10/2015
Realización:
María Andueza
Locución:
Marta Cerezo
Licencia:
Creative Commons by-sa 4.0

Citas

  • Pandit Bhimsen Joshi. "Tirth Vitthals" en Abhangvani ,Worldwide Records (2014)