Esta conversación con Jon Bird, comisario de la exposición retrospectiva de Leon Golub (1922-2004) en el Palacio de Velázquez, aborda el papel de la figuración pictórica dentro de la cultura visual contemporánea.

Las pinturas de Leon Golub suelen representar escenas de extrema violencia en las que los interrogatorios y las torturas son el tema central. En un momento en el que cualquier persona tiene acceso a este tipo de imágenes en formato fotográfico y audiovisual, los tipos “clásicos” de los murales de Golub tratan de devolver la temporalidad a la visión como sentido, más que como decodificador. Como tal, el ojo deja de ser un lector de realidades encuadradas y filmadas, y vuelve a percibir representaciones, construcciones que hacen dudar sobre la fidelidad del medio. Esta reflexión sobre la imagen, permite al espectador convertirse en testigo, no sólo de la violencia representada sino de la representación. La pintura, expone Jon Bird, “es un arte lento”.

Leon Golub pertenece a una generación de artistas de Chicago para los que la figuración es un modo de producción frente al expresionismo abstracto predominante. Pese a ello, la pintura de Leon Golub, según Jon Bird, es a día de hoy una experiencia en la que todos los sentidos deben tenerse en cuenta.

Compartir

Fecha:
16/05/2011
Realización:
José Luis Espejo
Locución:
José Luis Espejo
Licencia:
Creative Commons by-sa 3.0