Conjunto de tres partes de obras electroacústicas compuestas, interpretadas y registradas durante una estancia muy breve en el Banff Centre durante marzo de 2016, las piezas Tunnel Mountain son una tentativa de suite impresionista de larga duración inspirada en la montaña que da título a la obra, visible desde la ventana del estudio de Keith Fullertone y a una corta caminata de distancia.

Part 1 (The Dream) está compuesta para tres pianos, percusión de concierto variada y sintetizadores modulares analógicos de los sistemas Serge 1969 y Delta Research 1971, estos dos últimos cortesía del NMC (National Music Centre) de Calgary. Esta pieza utiliza abundantemente matrices de modulación cruzada en las que el Serge y el Delta «escuchan», a todos los efectos, las improvisaciones de piano, cerrando y negando los materiales más laminares de modo puntillista. Prácticamente en la misma línea en la que "Rauschenberg borró a De Kooning".

Dedicada a, y quizá tomando libremente las paletas tonales y tímbricas de, Jordan De La Sierra, Giuseppe Morocchi y Charlemagne Palestine, y las metodologías de Helmut Lachenmann, Walter Marchetti y Dick Raaijmakers, Part 1 (The Dream) combina una visión mecanicista del tipo de minimalismo estratificado, tocado con las manos, del primero con las construcciones músicales procesuales; conceptuales del último, forzándose entre ellas a decidir cuál gana terreno.

«Mientras estaba superando el considerable desfase horario que sufres al viajar de Australia a Canadá, tuve un sueño recurrente en el que, en la cúspide de una montaña majestuosa cubierta de nieve, descubría un interruptor de luz incrustado en la corteza del árbol más alto; era consciente de que era el interruptor eléctrico general del mundo, pero al apagarlo solo eliminaba los colores vivos y todo lo que quedaba era el gris verdoso del paisaje invernal. Me lo tomé como una señal de que debía pasar una parte importante de mi estancia deambulando por los bosques, en comunión con la naturaleza. Esta actividad dejó un impacto indeleble en la música que compuse en el Banff, donde por primera vez durante mi vida adulta me sentí realmente liberado de los grilletes del mundo digital contemporáneo.

Esta suite examina la didáctica entre lo real y lo virtual, en donde una serie de improvisaciones percusivas e instrumentales medidas —que representan el mundo natural— intentan asimilarse a un todo coherente con elementos analógicos y electrónicos digitales —un leitmotiv recurrente de sintetizador gated percusivo representa tanto las interferencias literales como figurativas; los patrones audibles de datos de teléfonos móviles recogidos por un circuito de altavoces activo».

Keith Fullerton Whitman es un compositor que reside en Melbourne, Australia. Durante los últimos 20 años, su trabajo ha pasado de una metamúsica de baile explícitamente antifuncional a un cuerpo de trabajo que investiga los tonos mantenidos solemnes en una forma contemporánea de electroacústica clásica y música electrónica en directo, enamorado del pasado pero utilizando herramientas contemporáneas.

Compartir

Fecha:
22/12/2016
Realización:
Keith Fullerton Withman
Licencia:
Creative Commons by-sa 4.0

Material complementario