Esta conversación con Lynne Cooke, comisaria de la exposición y subdirectora del Museo Reina Sofía, se centra en la exposición James Castle. Mostrar y Almacenar, celebrada entre el 18 de mayo al 5 de septiembre de 2011.

Cooke apunta una serie de notas sobre la figura de este pintor, dibujante, escultor y editor independiente, alejado de los círculos económicos, expositivos y especulativos, cuya obra permite pensar otros modos de producción artística. Su trabajo se traduce en una delicada cotidianidad, inseparable de su condición de archivo personal de vistas y memorias. Un compromiso personal y sincero que, en definitiva, permite cierta esperanza en el arte, aunque las sucesivas exposiciones de James Castle descontextualicen la obra en vitrinas para ser mostrada o traten de categorizarla en un contexto y categorías artísticas ajenas.

La conversación apunta a algunos detalles biográficos del artista y se pregunta por las razones que nos llevan hoy a mirar su obra. Quizás una de las peculiaridades personales de Castle sea su sordera, una virtud insignificante en una historia del arte dominada por la visión. Por esto, se han recogido los sonidos de los materiales de sus obras: papel, cartón y carboncillo. Una dimensión, sin embargo, que estos trabajos no necesitan para ser comprendidos.

Compartir

Fecha:
02/06/2011
Realización:
José Luis Espejo
Locución:
Vanessa Alonso
Licencia:
Creative Commons by-nc-sa 3.0