La instalación Splendide Hotel de Dominique Gonzalez-Foerster (Estrasburgo, Francia, 1965) concibe el año de construcción del Palacio de Cristal como comienzo de una ficción de la que el espectador será su máximo artesano y protagonista.

1887 es el punto de partida de un relato abierto que convierte la arquitectura del Palacio de Cristal en la carcasa de un luminoso Splendide Hotel cuya única estancia, transparente y de arquitectura similar a la del palacio, queda aislada en el centro del espacio.

Cerrada e inaccesible al paso del espectador, esta habitación produce el efecto de permanecer fuera aún sabiéndonos dentro. Como una suerte de escenario en torno al que transita el visitante, la estancia cerrada convierte al espectador en actor de una historia que está por contar y cuyos posibles caminos se encuentran tal vez sugeridos en los títulos que aparecen agrupados y frágilmente sujetos a las mecedoras de estilo decimonónico que pueblan el espacio. Será desde allí, desde donde otros visitantes - huéspedes ya del hotel- hilvanen su viaje al de personajes de historias otras.

Compartir

Fecha:
15/04/2014
Realización:
María Andueza
Locución:
Marta Cerezo
Licencia:
Creative Commons by-nc-sa 3.0