Logo #NOM_SITE_SPIP_NORMAL

ATLAS

¿Cómo llevar el mundo a cuestas?

Realización: José Luis Espejo
Canal: Inaudible
  • Imagen 1 del programa ATLAS
    Vista de sala de la exposición ATLAS ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, 2010
  • Imagen 2 del programa ATLAS
    Vista de sala de la exposición ATLAS ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, 2010
  • Imagen 3 del programa ATLAS
    Vista de sala de la exposición ATLAS ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, 2010
  • Imagen 4 del programa ATLAS
    Vista de sala de la exposición ATLAS ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, 2010
  • Imagen 5 del programa ATLAS
    Vista de sala de la exposición ATLAS ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, 2010
  • Imagen 6 del programa ATLAS
    Vista de sala de la exposición ATLAS ¿Cómo llevar el mundo a cuestas?, 2010

Haz click sobre el siguiente código y cópialo para mostrar la cápsula en blogs y redes sociales:

Una de las anécdotas que caracterizan la biografía de Aby Warburg es que era hijo de unos banqueros judío-alemanes, quienes legaron la fortuna de esta banca a su hermano con la condición de que éste adquiriese todos los libros requeridos, y quizás porque ese hermano nunca tuvo tiempo de leer mucho más que los libros de cuentas y sus cifras, olvidó considerar que una buena parte de la fortuna familiar iría dedicada a costear una de las bibliotecas más famosas de la Historia del Arte.

La biblioteca, más que acumulación de volúmenes, se guiaba por la lógica de vecindad y encuentro, en el que los libros de diferentes temas hallaban su sentido y narración en el encuentro físico. Junto al principio del azar, se conservan las fotos de los paneles de aquella biblioteca oval, preparada para pensar e investigar, en los que Aby Warburg montaba sus mnemosynes, la forma de pensamiento visual que a cualquier internauta le parece intuitiva, y que esconde la erudición perversa e insana de Occidente.

Georges Didi-Huberman recurre a Warburg, o más bien al Atlas, como excusa para esta exposición. Un espacio sobre el que también sobrevuela Walter Benjamin, que practicaba su erudición en una biblioteca pública, mientras pedía dinero prestado a Theodor Adorno.

“El objeto visual es la permanencia de la melancolía y la historia”, escribe Salome Voegelin.



  • 15.04.2014
    Splendide Hotel
  • 17.03.2014
    El cosmos y la calle
  • 18.02.2014
    Las biografías de Amos Gitai
  • 23.01.2014
    Construcción y mitología individual
  • 12.12.2013
    En el gozne de los años 70 y 80

Envía tu comentario:


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Un mensaje, un comentario?
¿Quién eres? (opcional)